¿»Vayámonos a Mastodon»?… la historia de los abandonos masivos de Twitter nos enseña que no duran mucho

 ¿»Vayámonos a Mastodon»?… la historia de los abandonos masivos de Twitter nos enseña que no duran mucho

Hace días,  que la red descentralizada de microblogging Mastodon se había convertido en tendencia en Twitter y qué estaba llevando a muchos usuarios a proponer dejar atrás Twitter para combatir la «censura».

Todo surgía de una campaña de apoyo a un influyente tuitero de izquierdas, que había decidido abandonar la red del pájaro azul por los casos de ‘censura’. Un repaso a Twitter nos permitirá encontrar algunas cuentas que dicen haberse sumado a este exilio voluntario y que afirman que no volverán a esta red.

Sin embargo, en la experiencia pasada de anteriores movimientos colectivos de tuiteros españoles nos hacen presagiar que, por suerte o por desgracia, tal cambio de vecindario digital no durará mucho tiempo.

2018: Mastodon (sí, lo de ahora es un remake)

Aunque muchos medios hayan abordado este reciente desembarco de tuiteros españoles en Mastodon como una novedad, y hayan tenido que volver a explicar otra vez qué es eso de Mastodon, lo cierto es que hace poco más de un año que ya pasó algo similar.

¿Qué es exactamente Mastodon?

Mastodon es una red social de microblogging con una estética y funciones parecidas a las de Twitter. No está controlada por una única empresa o servidor, sino que funciona utilizando una federación descentralizada de servidores, todos ellos ejecutando su código libre y abierto que está publicado al alcance de todos en su perfil en Github.

Con este funcionamiento podríamos referirnos a esta como una red social compuesta por varias redes. Los usuarios pueden crear diferentes servidores, a los que se les llama instancias o comunidades. Estas instancias permiten tanto escribir mensajes que sólo sean leídos por sus integrantes como otros que puedan leerse en todas las instancias federadas que componen Mastodon.

Publicación Relacionada